Google+ Followers

lunes, 16 de noviembre de 2009

Las comidas típicas "cómo las hacía nuestra abuelita"

Con el paso de los años, las tradiciones se van perdiendo cada vez más, pero es nuestra labor el que las nuevas generaciones conozcan de donde venimos, cómo vestiamos y que era lo que se comía en los tiempos de nuestros abuelos.
Por ello, las recetas de comidas quedarán en estas páginas, para poder imaginar el sazón, el sabor y el olor de las comidas más típicas de Villahermosa.

16 de Noviembre del 2009

"EL PUCHERO TABASQUEÑO"

Recuerdo que cada mañana se alistaba mi madre para ir al mercado Pino Suárez, eran las 7;00 am, cuando empezaba el programa de Chuy Sibilla, "Telereportaje" y decía mi padre, ya es hora de irnos, nos dejaban en la puerta a mi hermana y a mi, del Instituto Luis Gil Pérez y él se iba a su trabajo y mi madre como todos los días, al mercado, a hacer las compras para la comida, ya que todo era fresco, todo se compraba para la comida de ese día, no habían carnes congeladas: ni pollo, ni pescado, por ello, para ese puchero, se compraba una buena carne de los ranchos ganaderos del Estado: 
Pecho, costilla gruesa, chamberete y falda gruesa, ah pero no debìa de faltar el hueso blanco, de ahí, a la verdura, la yuca, el macal, camote, plátano verde, calabacita criolla, chayote, papa, zanahoria, el repollo, elote "tierno" y las semillas de cuijinicuil. Para el condimiento, un buen macito de cilantro criollo, su chile amashito y una buena cebolla morada.
Una vez en casa, se lavaba bien la carne y se le quitaban los pellejitos que tuviera ó gorduritas, se ponía a cocer con un diente de ajo y con el hueso  blanco,  mientras tanto, se lavaban y cortaban las verduras. Cuando soltaba el primer hervor, se espumaba la carne (sacar la "espuma" que flotaba en la olla) y se le agregaban: la yuca, el elote, semilla de cuijinicuil por ser las más duras, después de eso, se iban agregando, la zanahoria, la papa, la calabacita y se dejaba hervir bien, hasta que la carne estaba blandita, sí la yuca se empezaba a deshacer, se retiraba y se reservaba en un tazón, una vez cocida la carne y las verduras, se le agregaba el cilantro y se le apagaba, mientras se preparaba el condimento esencial: Chile amashito, con cebolla morada bien picadita, sal, cilantro y un buen chorrito de limón, se machacaba el chile amashito con la sal en el molcajete, de ahí, se ponía en un tazón pequeño y se le agregaba la cebolla morada, el cilantro, también picadito y por último el jugo de dos limones.
Ah! pero para este puchero, no debería de faltar un buen plato de arroz, bien cocidito, esponjadito y sobre todo con un color rojo que llamaba la atención, porque, se antojaba comerlo solo.
¡Listo!, con todo lo anterior, solo faltaba servir bien caliente el caldo con su carnita, en un tazón la verdura, en otro el arroz y por último, el condimento esencial: el chile amashito y así disfrutar de un buen "PUCHERO TABASQUEÑO". 

2 comentarios: